Si existe o no existe Dios


Si existe o no existe un Dios (o muchos) es algo que me tiene sin cuidado para determinar mis acciones; mis acciones no son ni más correctas ni menos correctas por la existencia o inexistencia de una deidad, mis acciones sólo responden a mi conciencia, a las leyes naturales y a las leyes del Estado.

Actuar creyendo que una deidad me recompensará o me castigará es mera hipocresía, las cosas se hacen porque cada uno en su razonamiento considera que hace lo correcto o lo necesario para consigo mismo, siendo esto lo único que nos vuelve responsables de nuestras acciones y manera de ser.

Decir que soy así porque Dios así lo quiso es una estupidez y falta de madurez, pues responsabiliza de su propia existencia y acciones a un ser que no tiene manera de hacerle responder por sus errores, por lo tanto, si alguien asesina a su prójimo bajo la teoría de que Dios así lo quiso, entonces está permitiendo que su crimen quede impune pues ese Dios no puede ser castigado de ninguna manera, además de que deja indefensa a su herramienta para ser castigada por un crimen de su responsabilidad. Siendo así, ¿qué obligación tendría un humano de buscar agradar a un Dios que no saldrá en su defensa por haber cumplido su supuesta voluntad?

El mismo caso se aplica para aquellas personas que dicen que hacen la voluntad de Dios al traer al mundo unos hijos no planeados, (no se considere de esta manera que estoy a favor de las teorías del aborto, esa es decisión exclusiva de la mujer que lleva en su vientre a otro ser que depende de su voluntad para permanecer o no en este mundo), es un error que teniendo herramientas para actuar y planificar nuestra vida reproductiva, dejemos de manera irresponsable que llegue al mundo progenie de manera aleatoria, todo por decir, “los hijos que Dios me mande”, es una estupidez pues los recursos y el esfuerzo para sacar adelante a los hijos no serán de Dios, sino serán de los padres, los desvelos, las angustias, las lágrimas, los corajes, las alegrías y todo lo que conlleva tener un hijo, todo eso lo tendrán los padres de ese hijo, no Dios. Y para los que argumentan que los recursos para dar la manutención de ese hijo vendrán de la “Divina Providencia” nada más falso, todos esos recursos provienen del esfuerzo que implica buscar un empleo que provea los recursos económicos para cubrir las necesidades tanto físicas como intelectuales del niño, esfuerzo que no se detiene al conseguirlo, pues se tiene que mantener ese empleo durante todo el tiempo que se tiene una vida dependiente, considerando que no es Dios quien tiene que lidiar con los empleadores, clientes o compañeros de trabajo, es uno quien se enfrenta a esos problemas.

De igual manera, un niño requiere cariño, comprensión, tiempo y todo eso no se lo provee Dios, se lo proveen los padres y la familia. Si me quieren argumentar que es voluntad de Dios que el niño goce de esas condiciones también es fácil refutar esa teoría, pues existen niños que gozan de una familia, pero estas familias distan mucho de tener las características necesarias para cubrir las necesidades afectivas del infante, pero indudablemente son familias muy religiosas a la hora de ir a sus celebraciones litúrgicas. Por el contrario, niños que por accidentes u otros problemas, pierden a sus familias, podrán decir que fue voluntad de Dios, haciendo culpable a ese Dios de la posible soledad de ese infante, cuando Dios no pone ni quita familias.

La última argumentación del día es respecto a la resignación por voluntad divina, de manera ilógica, porque si la voluntad que importa es la de Dios, ¿no es entonces una broma de muy mal gusto el que se nos haya provisto de una? Aceptar la voluntad de Dios ante los hechos es un acto de cobardía, pues la gente no puede ir por la vida dependiendo de una voluntad que nunca queda clara, que sólo se manifiesta por símbolos totalmente subjetivos y por la interpretación de supuestos ministros que dicen tener una comunicación etérea con esa deidad. La voluntad divina sólo puede distinguirse en una cosa, si es que claro existe, en que por voluntad divina tenemos una voluntad propia y una capacidad de razonamiento propios para no depender más de esa voluntad. A eso le llamo madurez, a hacerse responsable cada uno de sus acciones y reacciones ante las circunstancias que cada uno tiene que vivir, decir, como vulgarmente se expresa, esta boca y estas manos son mías y yo estoy consiente de lo que hago y digo con ellas porque consideré que era lo mejor o necesario en el momento, no porque bajara ningún ángel o tuviera un visión mística que me lo expresara.

En fin, me he desahogado en este gigantesco post, mi sincera admiración a aquellos que lleguen al final de lo que he escrito, y mi agradecimiento a aquellos que me respondan algo. Los ‘like’ son bien recibidos pero pueden ser interpretados como que me dieron el avión, lo cual también es válido y no los culparé.

Acerca de Ryu Dragón Azul de Ild

Soy quien se supone que soy, nada más. He dejado de creer, para comenzar a saber, me niego a solamente creer algo en base a lo que siento o percibo con mis sentidos, prefiero encontrar las verdades comprobables y demostrables para evitar caer tanto en el error. En definitiva no soy quien antes fui. Sigo lleno de defectos y tengo alguna u otra virtud. ¿Llegaste hasta aquí y quieres saber más? no te preocupes, hay muchas formas de contactarme y siempre conocerme un poco más.
Esta entrada fue publicada en Cultura, General, Sociedad, Teología y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Si existe o no existe Dios

  1. Mabula dijo:

    Aceptar la voluntad de Dios es valentía porque no lleva a conformarte, sino a mejorar y trabajar por el bien;esta es la idea, es madurez comparada con el capricho de que ser dueño de uno mismo implica hacer lo que te venga en gana.

    • Gracias por tu comentario, no estoy de acuerdo con tu respuesta pero de antemano la respeto y agradezco tu tiempo en leer lo que escribo y aún más en tomarte la molestia de comentar. De ser posible me agradaría mucho tu argumento sobre lo que afirmas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s