Eventos Internacionales, Boda Real y Beatificación


Me quería negar, juro que me quería negar, pero no pude, es tanta la enajenación audiovisual que gira entorno a este par de eventos que ignorarlos es prácticamente imposible, así que como Caballero Dragón me veo obligado a emitir mi perspectiva sobre lo que he notado de estas dos realidades tan sobre pasadas y sobre pesadas.

La Boda Real: Al principio me pareció bastante irrisoria, un tanto cómica y política o culturalmente hablando bastante intrascendente, una pieza más de circo que agregarle al pueblo para que siguiera soñando con cuentos de hadas, princesas y dragones (motivo por el cual debí de haber opinado desde un principio), pero fuera de ahí, no encontraba un verdadero peso que pudiese desviar el rumbo natural del mundo.

William Arthur Philip Louis y su novia (ahora Esposa) la señorita Catherine Elizabeth Middleton, curiosamente si han logrado mover la atención de medios, comunidad política y cultural, eso sin contar al gran número de plebeyos interesados en el sueño del cuento de hadas mayormente difundido hasta la fecha por todos los medios posibles, volviéndose víctimas de la mercadotecnia, el protocolo y los intereses sociales y quizás sobre todo económicos de la corona británica.

Debo de confesar que después de que me enteré de la lista de invitados y no invitados, de la sarta de tonterías a las que tendría que acceder o renunciar la señorita Kate, de la explosión publicitaria sobre las transmisiones de la boda, y de los títulos nobiliarios (con su respectivo peso político y social) a los que se harían acreedores los novios, realmente dudé del amor que le profesara la dama en cuestión hacia el ya de por sí príncipe y quizás “most eligible bachelor” de Inglaterra, pero durante los pocos segundos que presencie de la boda en la Abadía de Westminster, hubo algo en ella que me hizo sentir que no se trataba de una caza recompensas más, sino de alguien profundamente enamorado, capaz de soportar muchas cosas solo por quien considera que es su pareja ideal; una idea quizás demasiado romántica para estos tiempos, que definitivamente concuerda con el estilo de cuento de hadas, pero curiosamente, esa fue la impresión que pude sentir, quizás por su expresión amable, humilde y serena, quizás por su sencillez de vestido y maquillaje, quizás llámenlo intuición, pero no sentí el deseo de riquezas o poder en ella, ni tampoco la hipocresía de tantas otras personas cuyo único fin es la satisfacción de sus ambiciones, solo percibí una humilde gratitud y serenidad ante lo que podría ser una responsabilidad mayor que el que tendría cualquier otra mujer que estuviera a punto de ser desposada.

Y es que el paquete no es poca cosa, se trata de una serie de comparaciones con la emblemática y no poco carismática princesa Diana, madre de su actual esposo, donde tendrá no solo que complacer al príncipe William y a su por demás exigente familia empezando por la Reina Isabel II, sino que tendrá que tener satisfechos a la Prensa Británica e Internacional, a las organizaciones sociales, a la todavía nobleza europea y sobre todo por cuestiones protocolarias, mantener su imagen impecable las 24 horas, los 365 días del año en contra de la multitud de paparazzis que seguramente vivirán para asediarla junto a su enamorado.

Odio parecer ave de mal agüero, pero igualmente tendrá que lidiar con los continuos chismes con o sin fundamento de los que serán víctimas ya como pareja real y cumbre de la socialite, mismos que fueron el tormento de su difunta suegra, así como la sarta de bufonadas que ya se realizan en su nombre, sin contar a los locos y locas como mi connacional de la que prefiero omitir su nombre que hasta huelgas de hambre realizan con tal de estar cerca de la pareja.

En fin, no les deseo nada malo, al contrario, una vida de pareja llena de alegrías en las que espero la sabiduría los ilumine y el amor sea quien los logre mantener unidos en los tiempos más difíciles (y estoy seguro que si serán muy difíciles), ese es mi sincero deseo, pero sobre todo, que la historia de los padres de William no se repita en ellos, sino que al contrario, sean ejemplo para la sociedad y sobre todo para la nobleza.

La Beatificación de Juan Pablo II: Este es quizás el tema más espinoso de este artículo, ¿por que?, por la sencilla razón que tengo que lidiar con una opinión pública divida así como con una serie de hechos de los que soy testigo junto a una fe mundial tan derrumbada como la mía propia, así que el ser objetivo será sumamente difícil sin que me cargue en contra a más de uno, así que veamos como salgo librado ante ustedes mis queridos lectores.

Primero, confieso que soy católico, pero soy un católico por demás extraño, en especial para el resto de los católicos, cosa que espero se den cuenta en esta sección de mi artículo, pero no esperen una total imparcialidad en mis argumentos debido a esta condición de mi parte.

Karol Józef Wojtyla se trató de un hombre primeramente, que tuvo una vida totalmente seguida por medios de difusión a partir de que se convirtió en el Sumo Pontífice No. 264, sin embargo, a la gran mayoría se le ha olvidado que nace siendo hombre y no nace siendo Papa, motivo por el que no se le puede considerar libre de defectos y virtudes, mismos que quizás en estos días más que en otros han cobrado más peso y sobre todo han polarizado a las sociedades creyentes y no creyentes, mas que derivadas por él, derivadas por los casos de sacerdotes pederastas, defecto que a pesar de muchos, no se le pueden culpar al que fue el máximo jerarca de la Iglesia Católica.

La realidad, la iglesia Católica se trata de una organización bastante vieja, con casi 2000 años de antigüedad, y que ha tenido un papel infinitamente trascendental en la historia de la humanidad, pero que pese a ello ha tenido el papel de víctima, héroe y villano durante toda su existencia y en la que casi siempre las responsabilidades malas siempre caen en su cabeza, es decir, en el sucesor de San Pedro.

Decir que en la actualidad es diferente sería tonto, y en estas fechas discuten tanto sobre cual fue el papel que jugó Juan Pablo II en este juego de ajedrez social en el que la gente está tan polarizada sobre si merece o no ser elevado a la categoría de Beato y como consecuencia enaltecido por los millones de cristiano católicos que hay y habrá en el mundo.

Aventurarse a decir si Juan Pablo II se encontraba enterado de los casos de pedofília existente entre las filas de sus sacerdotes, sería tan aventurado como tratar de averiguar si Bill Gates sabe qué empleados de Microsoft ven pornografía durante sus periodos laborales. Simplemente creo una cosa, yo creo que sería estar loco si uno creyera que todos los sacerdotes están libres de parafilias, ya que estas son implícitas en la condición humana pero no son implícitas en todos los humanos.

Yo creo que Juan Pablo II si conocía la existencia de casos de pederastia, creo que incluso sospechaba de algunos casos, al menos los más cercanos a él, pero dudo sobre que tuviera conocimiento exacto sobre casos particulares, y quizás ni siquiera tuvo la oportunidad de verificar estos datos, ya que sus funciones son muy distintas, ya que el Papa no investiga casos particulares de acusaciones de ésta índole, sino que existen comisiones eclesiásticas dedicadas especialmente a estos rubros, mismos que bajo criterio propio, decidían que era lo más conveniente realizar y sobre todo, ser realizado en el mayor de los silencios para evitar los escándalos actuales. Pero eso es mi parecer creo que las acusaciones contra Juan Pablo II son un tanto exageradas, salvo la mejor observación de los directamente implicados (lease víctimas).

La otra parte interesante de este caso, es la implicación de parte de Benedicto XVI, ya que fuera de toda reglamentación y protocolo dentro de derecho canónico, se encuentra realizando una Beatificación express, sumamente exagerada en velocidad (solo 6 años y 29 días de su muerte), bajo argumentación de los milagros realizados bajo intercesión del difunto Ioannes Paulus PP. II, sin embargo, dicha velocidad solo tiende a alterar mayormente a los detractores así como quizás, en lugar de callar los supuestos, solo hace sospechar más sobre la falsa santidad del Papa Viajero.

Para finalizar un artículo tan largo, creo en mi sincera opinión, que Juan Pablo II era un hombre con defectos y virtudes en el que logró pesaran mayormente sus puntos favorables, alguien con un carisma aplastante que hoy más que estar en vísperas de su reconocimiento de beatitud se encuentra más juzgado en muerte de lo que fue en vida. Acusado quizás tanto o más que la Iglesia que defendió y dirigió durante tantos años, en el que sus puntos favorables han perdido valor ante una sociedad escandalizada por las bajas acciones de algunos ministros que han decepcionado y defraudado a las comunidades que creyeron en ellos (error, creer en las personas que promueven una ideología más que en la ideología misma). Para mi, Juan Pablo II, a pesar de sus errores, fue un hombre admirable como pocos (y aún esos hombres admirables también tuvieron muchos errores), en el que realmente me importa poco lo que la sociedad o Benedicto XVI digan, ya que el destino, Dios, o quién quieran, ya lo ha juzgado y puesto en la balanza sus acciones e intenciones, y si es Santo o Demonio, poco afectará lo que digamos en este mundo.

P. D. Gracias a los que se animaron a llegar hasta este punto, realmente, hasta yo considero que si se me pasó la mano de largo.

Acerca de Ryu Dragón Azul de Ild

Soy quien se supone que soy, nada más. He dejado de creer, para comenzar a saber, me niego a solamente creer algo en base a lo que siento o percibo con mis sentidos, prefiero encontrar las verdades comprobables y demostrables para evitar caer tanto en el error. En definitiva no soy quien antes fui. Sigo lleno de defectos y tengo alguna u otra virtud. ¿Llegaste hasta aquí y quieres saber más? no te preocupes, hay muchas formas de contactarme y siempre conocerme un poco más.
Esta entrada fue publicada en Cultura, Sexualidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s